Diabetes: Cuida tu nivel de azúcar en sangre

La diabetes Mellitus es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están altos y que en muchos casos genera muchas dudas de cuál es su verdadero diagnóstico y cómo hay que cuidarse cuando aparece, por lo que empecemos por el principio e intentemos explicarlo de una manera fácil.

¿Qué es la Diabetes Mellitus y cuándo soy diabético?

La Diabetes Mellitus es una enfermedad endocrina CRÓNICA, lo cual quiere decir que no se cura, por tanto el objetivo una vez aparece es tenerla controlada con una serie de cuidados que realizaremos toda la vida. Desde el punto de vista médico, un diabético es aquella persona que tiene 2 analíticas de sangre con valores por encima de 126 mgr/dl de glucosa o 1 valor por encima de 200 mgr/dl, por lo tanto nadie puede tener el azúcar “un poco alto”, una persona es diabética o no lo es, pero no se puede ser poco o muy diabético.

¿Por qué aparece la Diabetes?

La glucosa proviene de los alimentos que se consumen, de hacer la digestión de ellos, y hay que saber que prácticamente todos los alimentos se convierten en azúcar (unos en mayor cantidad que otros) tras la digestión.

La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre en las células y poder utilizarla, por tanto podemos decir que el azúcar en sangre o glucosa es nuestra principal fuente de energía (para entenderlo, el azúcar es para el ser humano como la gasolina para los coches, imprescindible para que podamos funcionar en nuestro día a día pero en una cantidad adecuada, ni más ni menos de la necesaria).

La insulina es producida en el páncreas el cual es un órgano que acusa pronto el envejecimiento, en muchas personas se va haciendo vago según vamos cumpliendo años y cada vez segrega menos insulina, por lo que llega un momento en el que la cantidad de insulina que elimina no es suficiente para desgastar la glucosa de los alimentos que comemos y se queda en la sangre en niveles por encima de 126 mgr/dl en ayunas.

¿Cuál es el tratamiento de la Diabetes Mellitus?

La Diabetes tiene 3 pilares de tratamiento, TODOS IGUAL DE IMPORTANTES; si queremos controlar nuestro azúcar en sangre debemos cuidarnos y llevar a cabo los 3 consejos a la vez y no elegir entre uno u otro, y son:

  1. La alimentación.
  2. El ejercicio
  3. La medicación.

En muchos casos, una vez diagnosticada la diabetes, podemos controlar nuestros niveles de azúcar cuidando lo que comemos y haciendo un poco de ejercicio, sin necesidad de medicación, pero ya hemos explicado antes que aún sin medicación somos diabéticos y por tanto, si no realizamos estos cuidados en serio y a diario, acabaremos con medicamentos para el resto de nuestra vida.

La alimentación y la Diabetes Mellitus:

Una alimentación sana ayuda a mantener unos niveles adecuados de azúcar en sangre, por lo cual habrá pocos alimentos prohibidos excepto, claro está, los dulces como caramelos, pasteles, flanes y postres azucarados, bollería industrial y bebidas azucaradas como refrescos con azúcar o zumos no naturales.

Las recomendaciones nutricionales para esta enfermedad crónica se basan en:

  • Limitar alimentos con altos contenidos de azúcar: si voy a un cumpleaños ¿no voy a poder comer entonces un trozo de tarta?”. Esta es una pregunta muy habitual de una persona con Diabetes que recibe educación en alimentación, si de manera habitual nos cuidamos adecuadamente en las comidas, en una celebración podemos permitirnos una ración pequeña del postre que nos ofrezcan, eso sí, siendo muy conscientes de la cantidad de hidratos de carbono que vamos a consumir ese día e intentando hacer algún ejercicio después de su consumo (como darnos un paseo de al menos 30- 60 minutos) que nos permita desgastar ese azúcar extra consumido.
  • Comer porciones pequeñas a lo largo del día: Es muy importante hacer 5 comidas al día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena) sin saltarnos ninguna.
  • Prestar atención a cuándo y cuánta cantidad de carbohidratos consume: La educación más adecuada que se le puede dar a una persona con Diabetes mellitus es la basada en el contaje de raciones de hidratos de carbono, es una educación compleja que necesita entrenamiento con un personal sanitario durante varias sesiones; ponte en contacto con tu enfermera o médico de referencia y pregúntale por el tema. 

 

Aquí vamos a centrarnos en unos aspectos muy básicos para empezar.


Partimos de la idea de que todos los alimentos se convertirán en glucosa en mayor o menor medida una vez hayamos hecho la digestión de ellos, pero a grandes rasgos son los alimentos que se denominan ricos en hidratos de carbono los que subirán más los niveles de azúcar en sangre después de comerlos; sin embargo, los alimentos ricos en proteínas subirán poco los niveles de azúcar:

 

Ricos en hidratos de carbono Ricos en proteínas
Pan Carne
Pasta Pescado
Arroz Huevos
Legumbres  
Cereales  
Fruta  
   

¿No sabes qué platos sencillos puedes hacer y que sean adecuados para tu dieta como diabético? Aquí te dejamos el enlace al libro Cocina Saludable para Diabéticos, donde encontrarás más de 150 recetas para diabéticos con las que podrás tener una dieta variada para toda la semana

“¿No puedo entonces comer Hidratos de Carbono?, ¿entonces qué como? Sí puedes comerlos pero tienes que hacerlo en pequeñas cantidades. Tu diseño de plato debe ajustarse a este fácil dibujo:

racion de comida diabetes

Así tú eliges, sólo un cuarto del plato deben ser hidratos de carbono pero tú decides qué alimento: un patata asada pequeña, un flan pequeño de arroz, el culo del plato de pasta o un trozo de 4 dedos de pan, pero sólo uno, al plato dibujado arriba no podrías añadirle un trozo de pan porque ya te pasarías de hidratos de carbono….

  • Consumir una gran variedad de alimentos integrales, frutas y vegetales: Es una buena técnica comer fruta a media mañana y media tarde y no hacerlo como postre de la comida y la cena, pero ¡cuidado con el tamaño de la fruta!, cómelas de una en una y de un tamaño mediano. Frutas como el melón deben comerse en el tamaño de una raja pequeña, podemos permitirnos un plátano pequeño 1 vez/semana, un zumo de naranja de una sola naranja grande ó 2 mandarinas….
  • Comer menos grasas: Para una persona diabética, todo lo que coma en exceso su organismo lo convertirá mágicamente en azúcar, así que lo mejor será consumir alimentos cocinados al horno, a la plancha, hervidos y limitar mucho el consumo de fritos y rebozados.
  • Limitar el consumo del alcohol: Tras una ingesta moderada-grande de alcohol, el cuerpo en las primeras 2 horas bajará los niveles de azúcar para poco tiempo después, hacer el mecanismo contrario y obtener niveles muy altos de glucosa en sangre. La mejor bebida para acompañar las comidas es el agua y por supuesto, limitar al máximo el consumo de refrescos.

Consejos para modificar tus hábitos de alimentación

Estos breves consejos ayudarán a que poco a poco vayas modificando tus hábitos de alimentación pero no olvides que para cambiar la forma de comer, primero hay que cambiar la forma de comprar:

  1. Cuando vayas a la compra no cojas refrescos, ni dulces o bollería que puedas consumir en un momento de debilidad, si no lo tienes en casa, no lo comerás.
  2. Acostúmbrate a leer las etiquetas de los productos que compras, entre 2 marcas de un mismo producto elige siempre la que tenga menos cantidad de hidratos de carbono y en la que ponga “sin azúcar añadido”.
  3. Programa un menú semanal y así comprarás sólo lo necesario a tu programación, las comidas que improvisamos en el momento de prepararlas suelen ser precocinadas o ricas en hidratos de carbono y grasas (bocadillo de embutido, pizza para meter en el horno, pedimos una hamburguesa…)

El ejercicio y la Diabetes Mellitus:

Hacer algo de ejercicio físico es la manera que tiene nuestro organismo de desgastar el
azúcar que obtenemos de los alimentos. No estamos hablando de tener que hacer un ejercicio de alta intensidad, ni de tenernos que apuntar obligatoriamente al gimnasio, sino de realizar de manera programada una actividad física moderada como por ejemplo andar 1 hora por la mañana y otra por la tarde a un ritmo suficientemente alto que no nos permita ir hablando con nuestro compañero de paseo (andar mirando escaparates no se considera actividad suficiente). Además, el ejercicio puede adaptarse al consumo de hidratos de carbono consumido en la comida anterior, pongamos un ejemplo:

Un domingo tenemos una comida familiar de paella, el arroz sabemos que es un alimento muy rico en hidratos de carbono y que va a hacer que los niveles de azúcar en sangre suban mucho después de su digestión, además de comer una ración pequeña de paella (el culo del plato y no un plato con montaña acompañado de una buena ensalada que me dará sensación de saciedad sin dispararme el azúcar) esa tarde me daré un buen paseo para desgastar ese exceso de hidratos de carbono ingeridos.

De la misma manera, mis cenas tienen que ser siempre muy bajas en hidratos de carbono
porque después de cenar me siento en el sofá y me voy luego a la cama, sin haber hecho ningún ejercicio que pueda desgastar el azúcar generado en esa cena (imaginaros una cena de bocadillo de tortilla de patata sin salir a andar un rato después de comerla…).

Las personas que realizan un ejercicio físico de intensidad media-alta (por ejemplo, un partido de fútbol), deben comerse una pieza de fruta antes o después del ejercicio para evitar hacer una bajada de azúcar (hipoglucemia).

La medicación y la Diabetes Mellitus:

No todas las personas diagnosticadas de Diabetes Mellitus necesitan medicación para estar bien controladas, algunas, sobre todo al principio, pueden tener buenos niveles de azúcar en sangre sólo manejando la alimentación y el ejercicio.

Sin embargo, antes o después el páncreas necesita ayuda para segregar insulina y por eso existen 2 tipos de medicamentos para la Diabetes Melitus:

  • Pastillas: utilizadas cuando el páncreas aún segrega insulina, su función es ayudar a este órgano a que aumente su producción de insulina en cantidad suficiente para desgastar el azúcar de la sangre.
  • Insulina inyectada: cuando el páncreas ya no genera insulina, debemos de ponerla de manera externa. A día de hoy no se ha encontrado la manera de que este medicamento funcione de otra manera que no sea pinchándolo de manera subcutánea en abdomen, brazos o piernas.

Los profesionales sanitarios son los encargados de prescribir y ayudar en la toma o administración de estos medicamentos, diciendo en qué cantidad y cuándo tomarlos (en el caso de las pastillas) o pincharlos (si es insulina).

Es probable que para aquellos medicamentos que tienen riesgo de generar bajadas de azúcar (hipoglucemias) os enseñen a manejar un glucómetro y os pidan que apuntéis los niveles de azúcar que tenéis a lo largo del día sacando una gota de sangre del dedo para ello. La finalidad de este aparato es que os sirva de instrumento para aprender a manejar vuestra diabetes, que podáis aprender a encontrar la cantidad de patata o arroz que debéis comer para que después de esa comida los niveles de azúcar no pasen de 130 mgr/dl…..

Si ya tenéis alguna medicación prescrita para vuestra Diabetes Mellitus, os recomendarán llevar siempre un azúcar en el bolsillo para poder remontar alguna bajada de azúcar (hipoglucemia), no olvidéis tenerlo por si acaso.

La Diabetes es una enfermedad compleja que necesita aprender a cuidarla, esperamos que estos pequeños consejos te ayuden a ello, pero son tus profesionales sanitarios de referencia quienes te orientarán en muchos otros aspectos, no dudes en consultarlos.

Espero haberte ayudado. NO OLVIDES CUIDARTE.

Nota: este artículo puede contener links de afiliado, lo que significa que obtenemos una comisión si decides comprar a través de nuestros links, sin ningún incremento de coste para tí. La información y opiniones que mostramos son totalmente independientes, y este sistema sirve para sufragar los gastos y mantener esta web viva. Gracias por tu ayuda.

Estamos encantados de saber lo que piensas

Deje una respuesta

Cuida de tu vida
Logo